viernes, 30 de diciembre de 2011

"La vida es todo lo agradable que se lo permitas"

Bukowski es mi amor literario, aun a pesar de que le entregué mis creencias y mi alma a Hesse desde el primer momento en el que "Demian" llegó a mis manos.
Hesse es como un aliado en mi paranoica cabeza, es un amigo que me comprende y me abraza con empático dolor.

Pero si tengo que hablar de amor -tal y como yo entiendo el amor- mi amante predilecto es Bukowski. Me duele y me desgarra, sucumbo al orgasmo con todo aquello que escribe.
No es como Hesse, no. Bukowski y yo no nos parecemos, pero a la vez somos iguales, y él sabe que yo vivo esperando; vivo perdiendo el tiempo. Solo él me desnuda a navajazos de tinta y papel.